Enclavado en la Sierra del Imán a una altura de 500 metros sobre el nivel del mar, el pueblo de Almafuerte configura un terreno topográficamente muy accidentado, pero con una vegetación exuberante y un clima exquisito.

Según antiguos pobladores, los primeros colonos llegaron a estas tierras a principios de 1910, cuando se establecieron en la región Manuel Augusto, los hermanos Luis y Víctor Grasiozetti. Juan, Enrique y Victoria Fontana, Ignacio Wasiak, Guillermo Hein y Adolfo Andersen. En 1919, la mensura de una amplia zona de Bonpland, determinó que diversos parajes adoptaran alguna denominación para distinguirse, Así esta Sección Primera del ensanche de la colonia, se conoció históricamente como “Rincón de Bonpland”, para diferenciarse de “Bonpland Norte”, El 24 de octubre de 1932, un decreto del Presidente Agustín Pedro Justo, reserva 25 hectáreas con destino a la fundación de un pueblo que sería denominado Almafuerte.

Almafuerte cuenta en la actualidad con algo más de 2000 habitantes, en su mayoría viviendo en las zonas más rurales del municipio, dedicados a la producción frutihortícola y de tabaco. El pueblo es guiado desde la municipalidad por una mujer, Celia Smiak.

La Fiesta de las Frutas Tropicales es, desde ahora, un hito en la vida social de Almafuerte. El pueblo recibió la visita de alrededor de 2000 personas durante la primera edición, totalizando unos 4000 asistentes.

El trabajo de gestión, diseño y comunicación de la Fiesta de las Frutas Tropicales fue un trabajo desarrollado junto a Elemento, una agencia de Posadas con quienes trabajamos desde el primer día en este proyecto.

Tarjetas enviadas a los invitados al almuerzo.

Cronograma de la fiesta.

La Municipalidad de Almafuerte se encargó del montaje de la fiesta y de los espectáculos, como así también del catering.

Equipo
Jorgelina Zallio y Federico Knuppelholz de Elemento y Federico Miravet y Diego René Martín de Deewan